NUESTRAS HISTORIAS

Becada del KAICIID desarrolla una cultura europea de diálogo desde la base

Nacida y criada en Finlandia, Heidi Rautionmaa tenía más de 20 años de experiencia en el diálogo interreligioso cuando se incorporó al Programa Internacional de becas del KAICIID en 2019.

Como pastora y académica, Heidi es una devota del aprendizaje continuo, por lo que aprovechó la oportunidad de los becados con ambas manos. "Una vez que estás en el terreno, siempre es bueno seguir aprendiendo. Especialmente si eres un educador. Si siempre estás llevando a cabo formaciones, pero no aprendes más, entonces te quedas ciego", dijo.

Para ella, unirse al primer grupo del programa de becados fue una gran confirmación de los principios autodidactas del diálogo interreligioso que había comenzado a practicar décadas antes. En la década de los 90, Finlandia comenzó a acoger a refugiados de zonas de conflicto como Somalia.

Al ver que la composición demográfica de Finlandia estaba cambiando, Heidi comenzó a aprender árabe para ser más inclusiva y estar mejor informada. Esta decisión supuso el comienzo de dos décadas de trabajo en el campo del diálogo interreligioso e intercultural. Hoy en día, muchos líderes religiosos de Finlandia acuden a ella en busca de ayuda y asesoramiento, como los líderes de su comunidad musulmana, cuando piden apoyo después de que una mezquita sea objeto de actos de vandalismo, o cuando la comunidad hindú solicita ayuda para encontrar un lugar adecuado para las celebraciones del Diwali.

Durante gran parte de su carrera, Heidi se ha concentrado en los esfuerzos de base para construir comunidades interreligiosas cohesivas en toda Finlandia. Ha forjado alianzas estables con ONGs como La Red Mundial de Mujeres de Fe, de Religiones por la Paz, así como Religiones sin Fronteras y el Círculo de Cooperación de la Iniciativa de las Religiones Unidas, organizaciones multirreligiosas dedicadas a promover la cohesión social en la capital de Finlandia y en otros lugares.

Actualmente, Heidi está escribiendo su tesis doctoral sobre el proyecto interworldview, y también es estudiante de la Universidad de Helsinki, bajo cuyos apoyos ha asistido a reuniones interreligiosas. De hecho, se muestra especialmente deseosa de combinar su formación académica con su trabajo con organizaciones de la sociedad civil.

Según Heidi, esto es crucial ya que, en su opinión, el mundo académico está un poco alejado del trabajo sobre el terreno, así como de las necesidades sociales en evolución. En los niveles inferiores de la educación, la necesidad de esta colaboración es evidente. A medida que la composición de las aulas de Finlandia se diversifica, el método y la práctica de la enseñanza deben cambiar y hay que conseguir educadores preparados para prosperar en un terreno cambiante.

La educación con una visión más global forma parte ahora del programa escolar más reciente de Finlandia, y muchos profesores se han puesto en contacto con Heidi, preguntándole cómo ir más allá de la mera gestión de las aulas e integrar un sistema holístico en su trabajo con niños y padres de diferentes religiones.

Más allá de los desafíos locales de los matices interreligiosos de Finlandia, Europa también se enfrenta a su propio despertar al tratar de llegar a un mejor entendimiento con las comunidades religiosas plurales. "Europa se enfrenta a muchos desafíos, como muchas partes del mundo, y ser capaz de ver esos desafíos desde un punto de vista regional permite a los europeos concentrarse en soluciones locales a los problemas", reflexiona Heidi.

Heidi cree que el grupo europeo debería ser el precursor de los frecuentes foros regionales en los que los becados de lugares con una estrecha alineación cultural puedan aprender de las perspectivas de los demás. "El hecho de tener un grupo centrado en Europa permite un tipo de atajos y accesibilidad en torno a cuestiones como la inmigración, el cambio climático, la unidad europea e incluso el laicismo, ya que la religión juega un papel ligeramente un papel diferente en Europa en comparación con otras partes del mundo", señala.

Si bien el grupo europeo sigue siendo un grupo muy unido, la red a la que Heidi ha accedido desde el programa de becas del KAICIID no tiene fronteras. Al trabajar en un ecosistema finlandés con una estrecha experiencia en relaciones interreligiosas, encuentra un refuerzo espiritual al poder hablar con otros ex alumnos del programa de becados de todo el mundo.

Los antiguos alumnos se mantienen en contacto a través de charlas grupales activas que proporcionan espacios seguros para aprender y expresar opiniones dentro de una comunidad de espíritus afines. "Los antiguos alumnos comparten información, se dan apoyo unos a otros y proponen ideas sobre cómo llevar a cabo el diálogo interreligioso en varias partes del mundo. La gente no siempre entiende el trabajo que estás tratando de hacer, así que contar con la red de becados y su apoyo es muy importante", dijo.

Heidi cree que, aunque los pequeños proyectos son un buen punto de partida, no son suficientes. Las personas que trabajan sobre el terreno necesitan apoyo y recursos. Por esto, considera que el establecimiento de redes es una oportunidad para poner en marcha los bloques de construcción en su lugar y obtener más resultados materiales.

"Ahora mismo, estamos en un momento crucial", dice. "Ya no basta con un pequeño proyecto aquí y allá. Ahora que hemos tenido esta formación y experiencia como becados, tenemos que hacer algo juntos. Creo que los becados del KAICIID pueden crear la estructura para eso".

RELATED FEATURES

Europe
Victoria Wyszynski Thoresen es titular de la Cátedra UNESCO de Educación sobre Estilos de Vida Sostenibles en el Centro de...Read more
Europe
Un rabino holandés y un boxeador marroquí caminan por las calles de Ámsterdam - lo que puede sonar como el comienzo de un...Read more
Europe
Claudia Koehler es una socióloga especializada en migración, educación, integración y juventud. También es Directora...Read more