Loading...

5 cosas que hemos aprendido tras un año de pandemia

08 Abr 2021
A priest stands next to emergency frontline health workers

Es difícil determinar el momento exacto en que comenzó la pandemia: a mediados de marzo, tras la designación oficial de la Organización Mundial de la Salud, o en las semanas anteriores, cuando los productos de primera necesidad desaparecieron de las estanterías de los supermercados. Para muchos, la pandemia comenzó durante el periodo de confinamiento, esos primeros días en los que nos aislaron de familiares y amigos.

Cuando un puñado de infecciones se tradujo en unas estadísticas asombrosas, los líderes religiosos se encontraron en la primera línea de una crisis sin precedentes. Se convirtieron en socorristas médicos, proveedores de ayuda humanitaria, consejeros de salud mental, líderes religiosos y amigos. Nos ayudaron a muchos de nosotros a procesar la inmensa sensación de pérdida: de seres queridos desaparecidos y medios de vida destruidos, de bautizos, bodas y servicios conmemorativos cancelados.

A lo largo de los últimos doce meses hemos compartido muchas historias en las que la fe alumbra en la oscuridad, al entrevistar a cientos de personas del KAICIID en países de todo el mundo.

Después de un año de confinamientos, echamos la vista atrás para ver cómo la religión nos ha unido en los momentos en que estábamos físicamente separados, y compartimos 5 lecciones que hemos aprendido durante doce meses difíciles, 5 lecciones que pueden forjar un futuro más unido.

1. La comunidad se organiza en nuevos escenarios 

Mientras los gobiernos de todo el mundo prohibían las reuniones públicas y restringían los viajes para frenar el virus, los líderes religiosos y los expertos en diálogo recurrieron a métodos creativos para mantener el sentido de comunidad.

En Austria, el padre Andreas Kaiser, de la parroquia de Ober St. Veit, pegó fotos de sus feligreses en los bancos de la iglesia para mostrarles que estaban en sus pensamientos y oraciones. También escribió cartas y llamó por teléfono a los feligreses de más edad que tenían dificultades para utilizar las redes sociales. "La idea es mantener ese sentido de pertenencia y afiliación", dijo.

En Argentina, el rabino Marcelo Bater se unió a la cadena telefónica de la fe (Cadena Telefónica), una iniciativa multirreligiosa que conectaba a personas aisladas o con problemas de ansiedad con un líder de sus respectivas tradiciones religiosas. "Ahora uso el teléfono las 24 horas del día porque la gente necesita estar en contacto", dijo Bater. "Si no tienes familia, estás completamente solo".

Para los más jóvenes, las herramientas digitales han aportado soluciones muy necesarias. Mientras los jóvenes de todo el mundo luchaban por procesar la pérdida y el miedo, Sohini Jana y Jon Rasmussen lanzaron un grupo de apoyo en línea a la salud mental, que ofrecía asesoramiento y orientación profesional.

En Arabia Saudí, las mujeres jóvenes encontraron el empoderamiento a través de diálogos en línea semanales y los líderes juveniles de un proyecto de consolidación de la paz en Nigeria descubrieron que las reuniones en línea y los grupos de WhatsApp les permitían conectar a personas que normalmente no se reunirían. 

2. La observancia encuentra su camino

Mientras el COVID-19 vaciaba los lugares de culto, nuestra Junta multirreligiosa recordó a las personas religiosas que la oración y la reflexión personales ofrecían el mismo acceso a la Divinidad que las reuniones físicas. Asimismo, hizo un llamamiento a las comunidades religiosas de todo el mundo para que ejercieran la sabiduría y el juicio en sus celebraciones comunitarias.

La creatividad apareció en todos los aspectos del culto. Los líderes religiosos retransmitieron en directo los servicios semanales, dieron la comunión a practicantes que iban en coche y establecieron sistemas de reserva en línea con confirmación de código QR para los horarios de oración en las mezquitas locales.

En Brasil, el rabino Guershon Kwasniewski dirigió la primera cena virtual de su sinagoga con motivo de la Pascua, mientras que, en Egipto, Heba Saleh disfrutó de las comidas del iftar en línea con sus amigos durante el Ramadán.

En otras partes del mundo, los budistas participaron en sesiones de meditación digital durante el Vesak y prepararon comidas navideñas tradicionales con la ayuda de clases de cocina en línea.

En el Reino Unido, el equipo de capellanes multirreligiosos del rabino Alex Goldberg en la Universidad de Surrey emitió 18 programas semanales a través del estudio de televisión del campus, llegando a 10.000 estudiantes. La serie incluía una programación especial para la Pascua, el Pésaj, el Vaisakhi, el Día de Vesak, el Ramadán y las celebraciones humanistas no religiosas.

En la India, a medida que aumentaba el número de muertos y se cancelaban los servicios funerarios, Swami Athmadas Yami puso en marcha el Proyecto Funerales Dignos para garantizar que los líderes religiosos llevaran a cabo prácticas de entierro seguras y que los miembros de la comunidad recibieran los ritos religiosos adecuados.

3. La adversidad aviva la división

A medida que la pandemia avanzaba, el discurso de odio contra las comunidades religiosas y étnicas se encendía en todo el mundo, fomentando la violencia contra las minorías y los refugiados. Una vez más, las comunidades religiosas respondieron a estas alarmantes tendencias.

En la India, Swati Chakraborty lanzó la WebPlatform4Dialogue para contrarrestar el discurso de odio contra los musulmanes, y en Nigeria, el padre Stephen Ojapah se unió a una campaña en las redes sociales para frenar la difusión de fake news dirigidas a los grupos religiosos y étnicos del país.

En la región árabe, los graduados del programa de medios sociales como espacio para el diálogo del KAICIID impulsaron campañas para combatir el acoso en línea, proporcionar servicios de comprobación de hechos y abogar por la paz y la inclusión.

Mientras el antisemitismo y la islamofobia aumentan a ritmos alarmantes, destacados miembros de las comunidades musulmana y judía de Europa se reunieron en solidaridad en una conmemoración virtual del Día Internacional de la Memoria del Holocausto. "No podemos detenernos, ni descansar, hasta que podamos garantizar que ningún ser humano se vea obligado a experimentar el miedo, la pérdida o la negación de derechos a causa de su identidad o sus convicciones religiosas", dijo el secretario general del KAICIID, Faisal bin Muaammar.

4. La autoridad moral contrarresta la desconfianza

En medio de la desinformación y la creciente desconfianza, las comunidades recurrieron a los líderes religiosos para que les proporcionaran fuentes de información fiables. Una vez más, los líderes religiosos demostraron ser los principales socios de los responsables políticos a la hora de responder a un gran desafío.

En el Kurdistán iraquí, Barzan Baran Rashid reunió al Ministerio de Dotación y Asuntos Religiosos y al Ministerio de Sanidad del Kurdistán para formar a los líderes religiosos con el fin de que formaran a sus seguidores en las directrices de higiene recomendadas. Según Rashid, la colaboración entre ambos ministerios fue crucial para hacer frente al COVID-19 en una región en la que más de un millón de personas se reúnen en la mayoría de las mezquitas del Kurdistán para la oración de los viernes.

En Nepal, Rajendra Senchurey educó a los líderes religiosos locales sobre la ciencia que hay detrás del distanciamiento social, mientras que, en Kenia, Mercy Wambui Muigai trabajó con los líderes religiosos para detener la estigmatización.

En Myanmar, Swe Mar Oo se encargó de sensibilizar a las zonas urbanas desfavorecidas en las que faltaba coordinación comunitaria con la sanidad local. También ayudó a combatir la discriminación de los trabajadores extranjeros que regresaban de los encierros en el extranjero. "Los programas de sensibilización de la comunidad son esenciales", dijo. "El nuestro fue dirigido por líderes interconfesionales que trabajaron con jóvenes voluntarios locales y con grupos locales de administración general que compartieron información precisa sobre la atención sanitaria".

En Ghana, Mohammed Kassim formó a los líderes religiosos para que utilizaran Facebook Live para transmitir directrices sanitarias. Su equipo también compró tiempo de emisión para que dos líderes religiosos pudieran hablar públicamente sobre la prevención del COVID-19.

Puede que lo más importante sea que los líderes religiosos hayan calmado los temores sobre las vacunas contra el COVID-19, afirmando que cumplen con las directrices dietéticas y morales religiosas y que son seguras para el uso público.

5. Despliegue de la ayuda humanitaria

Mientras el virus nivelaba las economías y exacerbaba la división entre ricos y pobres, las comunidades religiosas también se convirtieron en proveedoras de ayuda humanitaria. 

En el Reino Unido, Sneha Roy y Johnson Amamnsunu dieron apoyo a los líderes cristianos, hindúes, musulmanes y sijs en la distribución de bolsas con artículos esenciales como alimentos, productos de aseo y medicamentos.

En Myanmar, Paungsie Metta Initiatives dio formación a un grupo local de voluntarios en la respuesta de emergencia y proporcionó ayuda en los centros de cuarentena. Además, trabajaron con antiguos alumnos de su programa de diálogo interreligioso para conseguir material de protección para las comunidades minoritarias.

Al ver la carga mental que soporta el personal sanitario de primera línea en todo el mundo, la rabina Naomi Kalish creó una biblioteca multirreligiosa de recursos de atención pastoral para capellanes, estudiantes de capellanía, personal sanitario y el público en general.

En el Líbano, Mohamed Al Jundy y la Unidad de Emergencia de Akkar desinfectaron casas de culto y dirigieron campañas de crowdfunding en línea para hospitales públicos. También distribuyeron más de 74.900 cestas de alimentos a 37.452 familias necesitadas.

Reconstruir, construir mejor

En cada uno de estos esfuerzos, se pidió al mundo que se reinventara y cambiara sus prioridades para proteger a los vulnerables. "En un mundo cada vez más inclinado hacia el interés propio, podemos ver el renacimiento de algunos de los instintos humanos más nobles que se reflejan en numerosas culturas y religiones", dijo bin Muaammar en una declaración al comienzo de la pandemia.

Estos instintos nos ayudarán a reconstruir y a construir mejor, en nuestras economías, nuestros sistemas sanitarios y nuestras sociedades. A medida que salimos de la pandemia, debemos confiar en nuestra resistencia, nuestro valor, nuestra innovación, nuestros valores compartidos y, sobre todo, nuestra fe, para dirigirnos hacia el futuro.

tags:

RELATED FEATURES

International
Tunecina de nacimiento, musulmana por fe y austriaca por elección, Mabrouka Rayachi sabe perfectamente lo que es proceder de...Read more
International
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) , o Agenda 2030, presentados en una cumbre histórica de las Naciones Unidas...Read more
International
La Dra. Nourah Alhasawi y Janani Chaitanya han forjado una poderosa alianza a partir de su compromiso compartido con la...Read more