Loading...

“No hay ningún asunto más importante": El Gran Rabino Rosen sobre el cambio climático y la justicia medioambiental

29 Mar 2021

Cuando se trata de unos temas tan relacionados como el cambio climático y la justicia medioambiental, el Gran Rabino David Rosen es inflexible.

"No hay ningún asunto más importante", dijo en una reciente entrevista con el KAICIID. "Todas esas cosas tan significativas que nos quedan por hacer en nuestro mundo, ¿qué valor tienen si vamos a destruirlo todo? Nuestra responsabilidad es un imperativo crítico para la supervivencia de la propia vida en la Tierra".

Ex rabino jefe de Irlanda y rabino principal de la mayor congregación judía ortodoxa de Sudáfrica, Rosen es un destacado líder interreligioso. Como tal, es el Director Internacional de Asuntos Interreligiosos del Comité Judío Americano y miembro de la Junta Directiva del KAICIID.

De todos los aspectos de su trabajo en el diálogo interreligioso y la educación, su mayor pasión sigue siendo el cuidado del medio ambiente y la necesidad de reformar nuestros estilos de vida en consecuencia.

"Como practicante religioso, creo que no hay ningún tema hoy en día que sea tan apremiante o imperativo para que las personas religiosas se comprometan", dijo.

Además de su trabajo con el KAICIID, Rosen ha colaborado con Religiones por la Paz (RfP) y el Parlamento de las Religiones del Mundo en una serie de esfuerzos interreligiosos destinados a combatir los efectos calamitosos del cambio climático. Con frecuencia escribe, habla y participa activamente en múltiples iniciativas que abordan los retos que plantea el cambio climático.

Dos de esas iniciativas son el Centro Interreligioso para el Desarrollo Sostenible (ICSD, por sus siglas en inglés), con sede en Jerusalén, y la Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales, una alianza internacional y multiconfesional que "trabaja para aportar urgencia moral y liderazgo religioso a los esfuerzos mundiales para acabar con la deforestación tropical".

Las convicciones de Rosen surgen de una profunda apreciación personal del medio ambiente como un regalo de Dios.

En el corazón de la narrativa bíblica, dijo, está el mandamiento de cuidar el cosmos, una reverencia por - y la custodia de - la obra del Creador.

"Si la religión -y esto es cierto para las religiones abrahámicas y también para la mayoría de las tradiciones del Dharma- afirma que el cosmos es de hecho una creación, que es una manifestación del poder y la presencia divinos, entonces la forma en que nos relacionamos con él y con todo lo que hay en él, por encima de todos los demás seres sensibles, es una manifestación de cómo nos relacionamos con Dios.

"Cualquier acto de desprecio, y más aún una acción que lleve a la pérdida de la especie o a la degradación, es en última instancia una impiedad, una ofensa contra Dios mismo", dijo.

Por encima de todo, a Rosen le mueve la necesidad de persuadir a los religiosos de que éste es el mayor imperativo espiritual de nuestro tiempo.

Trabajar juntos para influir en la política

Con este fin, hizo un apasionado llamamiento a una sala llena de representantes de todo el espectro de las religiones del mundo en la 10ª Asamblea Mundial de la RfP en Lindau (Alemania) en 2019.

Subrayando la responsabilidad de los líderes y comunidades religiosas de comprometerse y liderar movimientos para preservar y sostener el medio ambiente -por razones tanto pragmáticas como altruistas- Rosen fue categórico:

"Una religión que no se preocupa por el medio ambiente no es digna de ese nombre", dijo entre aplausos.

En esa misma asamblea, Rosen fue testigo de cómo los líderes religiosos y espirituales confirmaban la necesidad de una acción urgente y decisiva para acabar con la deforestación tropical y combatir la creciente desigualdad y el cambio climático, respaldando la "Declaración de Fe por los Bosques" de la Iniciativa Interreligiosa por los Bosques.

Rosen cree que hay que hacer más en términos de política y a nivel local.


Lee más aquí: Políticos y líderes religiosos debaten sobre el cambio climático en el Foro Interreligioso del G20


Cuando se trata de que los responsables políticos y los científicos trabajen con las comunidades religiosas en cuestiones como el cambio climático, Rosen considera que se han producido grandes avances en los últimos años.

"Al igual que en el campo de la resolución de conflictos, hace tiempo existía una despreocupación normativa hacia las comunidades religiosas por parte de los profesionales de la diplomacia, que veían la religión como parte del problema", dijo, "no estaban totalmente equivocados, pero si no quieres que la religión sea parte del problema la respuesta no es ignorarla, tienes que hacerla parte de la solución".

Rosen cree que se está produciendo un cambio en este sentido, incluido el reto de la sostenibilidad medioambiental. "Cada vez más", afirma, "los responsables políticos y el estamento científico colaboran con las comunidades religiosas para movilizarse contra la degradación del medio ambiente". De hecho, uno de los "resquicios de esperanza" de la pandemia del COVID-19 fue la forma en que la religión y la ciencia han colaborado y el grado en que los políticos han comprendido cada vez más la necesidad de involucrar a los líderes y las comunidades religiosas.

"Creo en el diálogo interreligioso como un imperativo en sí mismo", dijo, "pero incluso aquellos que no lo aprecian pueden comprender la importancia de la colaboración y la cooperación pragmáticas".

 "Cuando se trata de cuestiones medioambientales en las que estamos obligados a intervenir, debemos trabajar juntos para ser mayores que la suma de nuestras diferentes partes", añade.

Lo que pueden hacer las comunidades religiosas locales

En cuanto a lo que pueden hacer las comunidades confesionales locales, cree que no basta con movilizar a las comunidades religiosas para que aboguen por determinadas políticas, afirmando declaraciones o promoviendo "congregaciones verdes". También se trata de cambiar drásticamente nuestros estilos de vida.

En particular, Rosen aboga por el veganismo.

Un informe de 2019 sobre el cambio climático, la desertificación, la degradación de la tierra, la seguridad alimentaria y la gestión sostenible de la tierra del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) identificó las dietas basadas en plantas como una importante oportunidad para mitigar el impacto del cambio climático.

Encargado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el informe afirmaba que, para 2050, las adaptaciones dietéticas podrían liberar varios millones de kilómetros cuadrados de tierra y reducir las emisiones de CO2 en hasta ocho mil millones de toneladas al año. Concluía con una recomendación para reducir el consumo mundial de carne.

"Cambiar nuestra dieta es incluso más importante que reciclar o reducir nuestra huella de carbono de otras maneras", dijo Rosen, "y hoy es algo perfectamente factible".

Dirigiéndose a su propio colectivo en un vídeo producido para Jewish Veg -una organización estadounidense que anima a los judíos a adoptar dietas basadas en alimentos vegetales- declara que el veganismo es el nuevo kosher del siglo XXI.

Pero pedir a la gente que renuncie a la carne -especialmente a aquellos para los que la carne forma parte de su práctica religiosa- puede ser una tarea difícil, reconoce.

"Cuando aparezco como rabino ortodoxo y defiendo el veganismo, estoy amenazando una práctica tradicional y un sistema, lo que supone un reto no sólo para una estructura de poder y posición, sino también para los intereses económicos. Y eso es, por supuesto, muy, muy difícil", dijo.

Una visión de futuro

 

Y, sin embargo, tanto si se trata de instar a las comunidades religiosas a que abandonen su adicción a los productos cárnicos, como si se trata de la cuestión del cambio climático en su conjunto, Rosen sigue siendo optimista.

"¿Por qué el pesimista ve el vaso medio vacío y el optimista lo ve medio lleno? Rosen dijo que "el pesimista baja de lo alto esperando ver el vaso lleno, por lo que se siente decepcionado por lo que falta, pero el optimista sabe que el vaso estaba originalmente vacío y ve todo lo que hay dentro y lo celebra todo".

Esta, dijo Rosen, es su actitud cuando se trata de los progresos realizados en cuestiones medioambientales, tanto dentro como fuera de la comunidad interreligiosa mundial.

"Si se tiene en cuenta lo comprometido que estaba el mundo hace 20 o 30 años y dónde estamos hoy, se ha producido un cambio espectacular".

"Hace 20 años, la mayoría de nosotros ni siquiera teníamos en cuenta las cuestiones medioambientales en nuestra agenda, y ahora es uno de los principales focos de colaboración multirreligiosa", afirma Rosen. "Nunca antes en la historia de la humanidad ha habido tanta comprensión y cooperación interreligiosa", añade.

El cambio, subraya, ha sido gradual. No obstante, está convencido de que nos acercamos a un punto arquimédico en el que la colaboración y la innovación en materia de cambio climático y justicia medioambiental aumentarán exponencialmente.

"Parte del don de haber sido creados a imagen y semejanza de la divinidad es la capacidad creativa de cambiar el universo tanto para bien como para mal", dijo, "especialmente con nuestra tecnología moderna podemos encontrar formas de afrontar los retos que antes no podíamos y supongo que esa es una de las razones por las que tengo un inmenso optimismo. Creo que eso por sí solo es suficiente para justificar una visión positiva del futuro".


¿Cómo pueden los líderes religiosos ayudar a reducir el cambio climático? Lee más aquí.


 

RELATED FEATURES

International
Tunecina de nacimiento, musulmana por fe y austriaca por elección, Mabrouka Rayachi sabe perfectamente lo que es proceder de...Read more
International
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) , o Agenda 2030, presentados en una cumbre histórica de las Naciones Unidas...Read more
International
La Dra. Nourah Alhasawi y Janani Chaitanya han forjado una poderosa alianza a partir de su compromiso compartido con la...Read more