Loading...

¿Cómo analizar y controlar el discurso del odio?

18 Abr 2021
How to Analyse and Monitor Hate Speech

En el mundo, la xenofobia, el racismo y otras formas de intolerancia -incluidos el antisemitismo, la misoginia y la islamofobia- siguen estando presentes en el discurso público, los medios de comunicación y la retórica política.

El crecimiento global del discurso del odio nos muestra, por lo sucedido el siglo pasado, que puede resultar precursor de algunos crímenes atroces, incluido el genocidio, desde Alemania hasta Ruanda, pasando por Camboya y Bosnia.

En respuesta, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lanzó una Estrategia y Plan de Acción sobre el Discurso del Odio en 2019, con el objetivo de mejorar los esfuerzos para abordar las causas profundas y los impulsores del discurso del odio y permitir respuestas efectivas al mismo.

En la creencia de que el discurso de odio requiere una respuesta coordinada de los líderes religiosos, los responsables políticos, las organizaciones de medios de comunicación y el público en general, el Centro Internacional de Diálogo (KAICIID) ha estado trabajando con aliados como la ONU, a través de eventos y programas, para combatir el discurso de odio.

En un taller de marzo de 2021 para los becados del KAICIID, Simona Cruciani, Oficial de Asuntos Políticos de la Oficina de las Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Proteger, proporcionó un manual sobre cómo abordar el discurso del odio, incluyendo las formas de identificarlo, supervisarlo y contrarrestarlo en diversos contextos en todo el mundo. Lo que sigue es una adaptación de su presentación y de la Estrategia y Plan de Acción de la ONU sobre el Discurso del Odio.

Cómo identificar la incitación al odio

Aunque no existe una definición legal universalmente acordada de discurso del odio, la ONU lo define generalmente como cualquier tipo de comunicación, ya sea oral, escrita o de comportamiento, que ataca o utiliza un lenguaje peyorativo o discriminatorio en referencia a una persona o un grupo en función de lo que son, basándose en su religión, etnia, nacionalidad, raza, color, ascendencia, género u otras formas de identidad. Cruciani afirma que esto suele estar arraigado y genera intolerancia y odio en determinados contextos. Los resultados pueden ser denigrantes y divisorios.

A la hora de supervisar, confrontar y responder a la incitación al odio, es importante distinguir entre la incitación a la violencia y la expresión libre o protegida. Aunque todo el mundo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión, el artículo 20(2) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos impone ciertas limitaciones al discurso, exigiendo a los Estados que "prohíban" ciertas formas de discurso que propugnen "el odio nacional, racial o religioso" y que constituyan "una incitación a la discriminación, la hostilidad o la violencia" Según el marco de las Naciones Unidas sobre el discurso del odio, toda incitación a la discriminación, la hostilidad o la violencia es discurso del odio. Sin embargo, no todo discurso del odio constituye una incitación.

Para que los actos de incitación desemboquen en violencia, la ONU también especifica que deben darse los siguientes elementos: un contexto propicio para la violencia, un orador influyente, un acto de habla ampliamente difundido, un público receptivo y un objetivo (normalmente, grupos marginados). Un acto constituye una incitación a la violencia cuando hay intención por parte del orador de propugnar o provocar la violencia. También es necesario que exista la probabilidad de que el acto pueda desembocar en violencia. Este tipo de discurso de odio puede abordarse por la vía legal.

En el caso de otras formas de discurso del odio que no alcanzan el umbral de "incitación a la violencia", la vigilancia sobre el terreno y la contraprogramación pueden resultar eficaces, según la ONU. Dado que este tipo de discurso puede servir de alerta temprana y precursor de la violencia, puede ser posible prevenir o limitar la violencia encontrando formas de contrarrestar ese discurso y su peligro inherente.

Como dijo Cruciani en una reciente entrevista con el KAICIID

 

Las políticas y las prácticas para combatir el discurso del odio tienen que estar en consonancia con la legislación sobre derechos humanos, pero vemos que en los casos en que los Estados aplican leyes sobre el discurso del odio que no entran en el umbral de la incitación, estas mismas leyes pueden utilizarse para limitar la libertad de expresión y de opinión. Por eso hay que combatir el discurso del odio con más discurso, difundiendo argumentos contrapuestos y defendiendo las normas internacionales de derechos humanos.

Por lo tanto, los compromisos fundamentales de la Estrategia y Plan de Acción de la ONU sobre el Discurso del Odio se basan en cuatro principios clave:

  1. La ONU apoya que se hable más, no menos, como medio clave para abordar el discurso del odio;
  2. La lucha contra la incitación al odio es responsabilidad de todos: los gobiernos, las sociedades y el sector privado, empezando por los individuos;
  3. En la era digital, la ONU debería apoyar a una nueva generación de ciudadanos digitales, capacitados para reconocer, rechazar y enfrentarse al discurso del odio;
  4. Necesitamos saber más para actuar con eficacia, lo que exige una recopilación de datos y una investigación coordinadas, incluso sobre las causas profundas, los motores y las condiciones que conducen a la incitación al odio.


Sabiendo que el seguimiento de la incitación al odio puede ser desalentador, especialmente cuando se hace en línea, Cruciani dice que es importante tener un propósito y una metodología claramente definidos, adaptados al contexto de la observación. Los propósitos de la observación pueden incluir el análisis de tendencias, para informar sobre la defensa, la preparación de la contraprogramación o la eliminación de contenidos.

Los contextos y contenidos pueden incluir a los líderes políticos y los mítines, las entrevistas y declaraciones en los perfiles de las redes sociales, los líderes y actores religiosos en eventos y reuniones, el análisis de los expertos, las personas influyentes en los medios de comunicación, los particulares, los periódicos y la prensa escrita, la televisión, la radio, las plataformas en línea y los blogs, los grafitis y la cultura material, el arte y la música, y otras formas de comunicación o interacción comunitaria.

 

Dependiendo de su propósito -y de su contexto- es esencial una metodología bien desarrollada para lograr el máximo impacto. Si, por ejemplo, el propósito es restringir o eliminar la incitación al odio en línea, el Plan de Acción de Rabat y su prueba de 6 partes proporcionan directrices esenciales.

Independientemente del contexto o del propósito, la ONU aconseja que el seguimiento incluya

  • Un estudio de referencia de los agentes clave, los medios de difusión más utilizados, la terminología común y los factores de riesgo;
  • Personal capacitado responsable de la supervisión, que conozca los conceptos clave, las definiciones y lo que debe buscar;
  • Un análisis intersectorial, que incluya un conocimiento de la dinámica de género que sirva de base para el proceso de seguimiento.

Cómo CONTRARRESTAR y PREVENIR la incitación al odio

Según Cruciani, los datos del seguimiento pueden utilizarse para informar sobre las prioridades, la promoción y la programación. Sin embargo, aclara que, antes de diseñar o aplicar la programación, es importante llegar primero al por qué del discurso de odio: por qué se comparte, por qué se promueve y por qué resuena y se reproduce.

En consonancia con el principio rector de la ONU de apoyar más discurso, no menos, la respuesta al discurso del odio debe incluir una combinación de contranarrativas, discurso positivo, promoción del espacio cívico y el diálogo, y abordar las causas profundas del discurso de odio y sus impulsores.

Para poner en práctica los programas, Cruciani sugiere trabajar con socios clave como las empresas tecnológicas y de medios sociales, representantes de la sociedad civil, líderes y actores religiosos y organizaciones e instituciones multilaterales. Juntos, estos socios pueden garantizar las normas que defienden los derechos humanos, hablar en contra del discurso de odio, abordar proactivamente el discurso de odio mediante la eliminación y otras formas de limitación, apoyar la inclusión y la tolerancia a través del diálogo, promover la inclusión y la diversidad, y aumentar la conciencia.

RELATED FEATURES

International
En sus propias palabras, el rabino Alex Goldberg ha hecho "ingeniería inversa" en su carrera. Siguió una educación rabínica...Read more
International
Tunecina de nacimiento, musulmana por fe y austriaca por elección, Mabrouka Rayachi sabe perfectamente lo que es proceder de...Read more
International
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) , o Agenda 2030, presentados en una cumbre histórica de las Naciones Unidas...Read more