Discurso del secretario general del KAICIID en las Jornadas de Seguridad de la OSCE

KAICIID Secretary General Faisal Bin Muaammar speaks at OSCE Security Days

[SÓLO ES AUTÉNTICO EL TEXTO PRONUNCIADO]

22 de mayo de 2015

Días de la seguridad de la OSCE - Construyendo puentes: Promover el diálogo para prevenir la radicalización y el extremismo violento

-

Observaciones de apertura y puntos de discusión del secretario general del KAICIID 

-

Me gustaría agradecer a la OSCE por la convocatoria a esta discusión. Tengo el honor de poder compartir algunas reflexiones como parte de este distinguido grupo de expertos. 

Señoras y señores, esta conferencia llega en un momento crítico para todo el mundo. El terrorismo y el extremismo están cobrando fuerza. Una falta de entendimiento entre personas de diferentes culturas y religiones está engendrando nuevas generaciones de miedo e intolerancia.

Colectivamente, tenemos que hacer más para comprender por qué tantas personas se están uniendo a grupos radicales que cometen actos violentos en nombre de la religión. Tenemos que hacer las preguntas correctas. Las aproximaciones tradicionales –militar y política– no pueden, por sí solas, ofrecernos un diagnóstico veraz. Además, se ha demostrado que no son efectivas sin diálogo. De hecho, a menudo, aumentan el problema del extremismo. 

El uso coordinado e internacional del diálogo para prevenir la violencia y revertir el extremismo tiene que formar parte de la solución.

Son necesarias soluciones políticas para responder a las causas del extremismo, tanto  socioeconómicas como sistemáticas. Pero las soluciones políticas, por sí solas, no pueden reconciliar a enemigos, construir confianza entre personas de diferentes culturas, ni apoyar la cooperación entre comunidades. Eso es el resultado del diálogo.

Sin diálogo, ninguna solución puede durar mucho.

Nuestro reto hoy es la radicalización. El extremismo religioso no puede ser afrontado sin traer a la mesa de diálogo a los líderes religiosos y a las instituciones religiosas.

La religión rige las vidas de millones de personas, modela su visión del mundo y guía su comportamiento. Las personas inseguras buscan seguridad. La religión ofrece la seguridad que buscan muchos que viven con miedo. Si la religión se usa indebidamente para incitar y justificar el odio, los prejuicios y la violencia, ese refugio seguro se convierte en un horno de radicalización.  Demasiados jóvenes se ven engañados por el falso sentido de identidad que ofrecen los extremistas. El diálogo puede revertir ese engaño.

Para la gente que vive en estados seculares, es importante que comprendan que en otras regiones, la religión se usa a menudo falsamente para justificar conflictos que realmente son territoriales, políticos o geográficos.

La buena noticia es que para la gran mayoría del mundo creyente, la religión es una fuerza para lo bueno. Centrando esta fuerza en promover la convivencia y el entendimiento mutuo, el diálogo fortalece los esfuerzos internacionales para combatir el extremismo. 

Un diálogo efectivo requiere un espacio neutro, libre de juicios. Un espacio donde cada parte pueda empezar a entender el punto de vista del otro. Tiene que ser una reunión en territorio imparcial.

La OSCE ha mostrado un gran liderazgo en este campo. Hace diez años, emitió la Declaración de Córdoba. Reconoció lo importante que es promover el diálogo interreligioso. La declaración nos invoca a todos a rechazar cualquier identificación de una religión, una nacionalidad o una cultura con el terrorismo y la violencia.

El Centro de Diálogo Internacional, o el KAICIID, está diseñado para construir puentes que pueden unir diferentes visiones del mundo, diferentes grupos culturales y religiosos, y personas que no se conocían. Nosotros trabajamos como intérpretes, conectores y promotores. Nuestro objetivo es hacer posible un diálogo equitativo, abierto e imparcial donde antes nunca había existido.

Nuestros aliados son la UNESCO, el PNUD, la Oficina para la prevención del Genocidio de la ONU, la Alianza de Civilizaciones de la ONU, la ISESCO, la OCI, La Unión para el Mediterráneo y la Fundación Anna Lindh. También trabajamos con otros aliados de la sociedad civil, concretamente, Religiones por la paz, el Movimiento Scout, Search for Common Ground y la Iniciativa Religiones Unidas.

Por ejemplo, en la República Centroafricana tenemos una alianza con organizaciones de la sociedad civil para apoyar un canal de radio que une a comunidades cristianas y musulmanas y emite mensajes de paz y diálogo interreligioso.

En abril, en Fez, Marruecos, trabajamos con la oficina de la ONU para la Prevención del Genocidio para reunir a líderes religiosos de diferentes religiones, incluyendo minorías religiosas. Esos líderes religiosos están ahora comprometidos a combatir la incitación a la violencia que podría conducir a crímenes atroces. Un Plan de Acción para los próximos doce meses reclutará a líderes religiosos de todo el mundo para que se unan a ese compromiso.

Esta semana en Beirut, tuvimos el primer evento de seguimiento de la conferencia pionera en Viena del pasado noviembre, donde líderes cristianos, musulmanes y de otras comunidades religiosas minoritarias de Irak, Siria y la región más amplia del Oriente Medio se unieron en una sola voz para denunciar la violencia en el nombre de la religión.

Estamos también comprometidos con la resolución de conflictos con aliados internacionales como ASEAN (Asociación de las Naciones del Sudeste Asiático) para apoyar el trabajo en Myanmar y con Religiones por la Paz en Nigeria.

Secretario General, señoras y señores, estamos aquí hoy para que nuestras organizaciones encuentren nuevas formas de unir fuerzas. Para proponer nuevas alianzas que promuevan el diálogo con el fin de atenuar el extremismo y evitar la violencia en nombre de la religión. Esa es una tarea enorme. Ninguna organización puede alcanzar el éxito por sí misma. Tenemos que combinar nuestra experiencia para enfrentar conjuntamente esta amenaza que nos afecta a todos.

Espero poder tener una discusión animada en la siguiente sesión de expertos. Y, por supuesto, estaré encantado de profundizar en el trabajo del KAICIID si hay cualquier pregunta.