Los principales objetivos de la Organización para la Unidad Africana fueron, entre otros, librar al continente de los vestigios de la colonización y el apartheid; promover la unidad y la solidaridad entre Estados africanos; coordinar e intensificar la cooperación para el desarrollo; salvaguardar la soberanía y la integridad territorial de los Estados miembros y promover la cooperación internacional dentro del marco de las Naciones Unidas.

En 2013, el KAICIID empezó a trabajar con la Unión Africana y otros aliados en la región para promover una cultura de diálogo entre los fieles de diferentes religiones y culturas en África.

El KAICIID también será parte de la convocatoria del Foro de Diálogo Interconfesional de la Unión Africana, un comité directivo permanente conformado por líderes religiosos de alto nivel y responsables políticos, encargados de promover la cooperación entre la Unión Africana y las comunidades religiosas de África para reducir el conflicto y coordinar esfuerzos de paz y desarrollo.