Palabras del Embajador Especial para la Libertad Religiosa Internacional, David Saperstein

01 Mar 2016
[file:field-file-image-alt-text]

Embajador Especial para la Libertad Religiosa Internacional, David Saperstein

Palabras durante la ceremonia de apertura de la Conferencia de capacitación y diálogo Intramusulmán de la RCA

Jueves, 25 de febrero, 9:00 AM, KAICIID

 

Es un verdadero placer para mí participar en esta importante conferencia organizada por el Centro Rey Abdullah para el Diálogo Interreligioso e Intercultural. La República Centroafricana (RCA) se encuentra ante una encrucijada y un diálogo efectivo y significativo es más importante que nunca.

Vuestros esfuerzos interreligiosos -intensificados por la reciente visita del Papa en 2015, que impulsó al pueblo de la RCA a buscar un objetivo común, han contribuido a abrir la puerta a elecciones presidenciales pacíficas y democráticas.
Los ciudadanos de la República Centroafricana tienen ahora una oportunidad única para dar forma al futuro de su gobierno y su sociedad. Vosotros, como líderes de vuestras comunidades, soportáis la gran responsabilidad de garantizar que el nuevo gobierno rinda cuentas a cada ciudadano, independientemente de su origen, ingresos económicos o religión.

En mi opinión, hoy comenzamos el proceso de debate sobre algunas de las cuestiones más importantes para el desarrollo de la RCA: El papel que deberá desempeñar la comunidad musulmana y cómo facilitar el regreso a la armonía y fraternidad que existían en el pasado y fueron destruidas por la reciente violencia, además de cómo impulsar la cohesión social, fundamental para el futuro de la RCA.

El gobierno de los EEUU está profundamente comprometido con este tema. Hace mucho tiempo que alabamos y apoyamos vuestros esfuerzos interreligiosos. Cuando trabajáis juntos, podéis lograr lo que ningún grupo puede lograr por sí solo, a la vez que dais forma al tipo de nación que esperáis crear. Pero el éxito depende de una comunidad musulmana segura y con confianza en sí misma, que es algo con lo que el gobierno estadounidense está completamente comprometido.

El embajador Jeff Hawkins fue uno de los primeros líderes de la comunidad internacional que visitó el barrio de PK5 tras la crisis de septiembre. Junto con el personal de la embajada estadounidense en Bangui, está comprometido con el diálogo con la población musulmana y la sensibilización acerca del islam. Los estereotipos y la falta de información son motivos de muchos malentendidos, y todos tenemos la responsabilidad de educar a nuestros hermanos, hermanas y vecinos. Mediante la concienciación, fomentaremos el entendimiento y la aceptación.

Pero nuestro trabajo no se limita a la educación. Debemos encontrar formas de reintegrar a los musulmanes centroafricanos en las comunidades y la sociedad en general. Los musulmanes desplazados deben poder regresar a sus hogares, restablecer sus negocios y reanudar su papel como miembros influyentes y contribuyentes de sus comunidades.

No debería haber barrios musulmanes y barrios cristianos. Todos los ciudadanos deberían poder moverse con libertad y tener acceso a escuelas, hospitales y empleo. Estamos aquí para considerar cómo podemos facilitar este proceso y reconstruir la diversidad y la unidad en las comunidades de la RCA.

Vuestra tarea es monumental y no será fácil. Sin embargo, todo lo que hemos visto nos ha mostrado la resiliencia y la fortaleza de los líderes religiosos de la RCA y de la comunidad musulmana. Confiamos en que esta conferencia os ayudará a aunar esfuerzos y construir alianzas más fuertes hacia los objetivos comunes. Con esa intención, espero que desarrolléis un plan para promover la reintegración en la RCA. Y espero que definiréis el papel que jugará la comunidad musulmana en este nuevo capítulo de la historia de vuestro país.

Los EE. UU. se han comprometido a promover la cohesión social y la libertad religiosa para todos. Estoy aquí para fortalecer nuestro apoyo y recordaros que estamos a vuestro lado mientras trabajáis para resolver los problemas a los que se enfrenta vuestro país.
Gracias.